COMPARTIR NO ES DELITO

COMPARTIR NO ES DELITO

lunes, septiembre 19, 2011

CARLOS BENAVIDES - SOY DEL CAMPO (1974)



LISTA DE TEMAS:

CALLES DE TACUAREMBO
CANCION POR EL VALLE EDEN
CHAMARRITA DE UNA BAILANTA
COMO UN JAZMIN DEL PAIS
INTENCION DEL DORADITO
MAZURKA DE LOS RANCHOS
MENINA
POLLERITA CORTA
QUERIDO TACUAREMBO
RONDA CATONGA
SOY DEL CAMPO
VINTEN DE MUSICA

EN LA CONTRATAPA DEL DISCO DON ALFREDO ZITARROZA DICE LO SIGUIENTE:
Está usted frente a un intérprete singular, por no decir excepcional. Carlos (Carlitos) Benavides, a quien he conocido en su Tacuarembó Natal, en vísperas de una actuación conjunta, no solo me impresionó, sin conocerlo, por la frescura de su voz, por su capacidad de "entrega", sino que despertó en mi la sincera y grata emoción del que se halla frente a un hecho revelado, incontestable. Se trata de un Cantor, así con mayúscula, de timbre inconfundible y de curiosa fecundidad como creador, como músico.
Podrán, para algunos, no resultar gratos su registro alto, el tratamiento de cierto tema ya grabado por otro intérprete o la pura, ingenua sencillez de sus acompañamientos. Pero en la suma total de sus valores, quedan de relieve dos cualidades esenciales: su "autenticidad" y su pasión por lo que hace.
Se trata de un intérprete de los que "no se hacen rogar". Yo lo he visto y oído cantar durante horas, a veces una misma canción ("Como un jazmín del país") hasta tres veces consecutivas, a pedido de un amigo, y en cada caso con la misma intensidad, con esa misma "entrega que mencioné más arriba, lo cual agrega al resto de sus méritos el de poder recorrer, con tanta voluntad como demuestra, fácilmente, el camino del auténtico profesionalismo, tan difícil, si no imposible, para muchos otros.
Carlos Benavides pertenece al bien llamado "Grupo de Tacuarembó", que lidera nuestro querido poeta oriental Washington Benavides y que a la fecha ha lanzado a la fama intérpretes y creadores de genuino cuño campesino, inconfundibles por su estilo como Héctor Numa Moraes y Eduardo Darnauchans.
Este es su primer long-play y puedo asegurar que el repertorio grabado no ha sido elegio al azar. Representa una brevísima antología, por lo tanto difícil, de las innumerables canciones que le he oído, casi todas ellas con música propia. Como se verá, salvo los casos de Ortiz y Ayala y Pereda Valdez, y uno propio, comparte la autoría de todos ellos con el propio Washington Benavides, cuyos textos contribuyente a alzar estas canciones al nivel de lo poético, sin esfuerzo y con gracia, esa cosa tan difícil de hallar en esta época, en la que la canción se "fabrica", cuando no se fabrica al intérprete, con los ojos puestos en el mercado. Benavides (los dos Benavides), constituyen todo lo contrario. Si -como me dijo una vez Washington- han encontrado "el árbol de las canciones" -vuelvo a señalar que existen cientos de ellos- lo han hecho a la manera del que "no busca sino halla", como diría el genial Pablo Picasso. Me queda poco más por decir. Solo expresar mi alegría de ver que Carlos Benavides ingresa al mundo de la discografía y que lo hace por fuerza de sus solos méritos, sin la mediación de otras causales o personas. Mis felicitaciones sinceras.
A. ZITARROSA.

PASS....ENVIAR MAIL - spilatos@adinet.com.uy