COMPARTIR NO ES DELITO

COMPARTIR NO ES DELITO

jueves, diciembre 04, 2014

CONJUNTO CASINO - EL MONO PELOTERO (1976) SIMPLE


CONTENIDO:

EL MONO PELOTERO
JULIA LY


Ernesto Negrín es, desde hace 45 años, director de Conjunto Casino, uno de los grupos más importantes de la música tropical uruguaya. Con la excusa de la salida de “Conjunto Casino, la historia interminable 2”, este trompetista por accidente y ciudadano ilustre conversó con Montevideo Portal, y dijo que sabe que, pese a que apenas hizo tercer año de escuela, los discos de oro que lleva ganados “quieren decir algo” que a mucha gente se le escapa.
nesto Negrín tiene 70 años, y este febrero se tomó las primeras vacaciones en más de dos décadas. Tiene que aflojar un poco. En 2013 le pusieron un marcapasos y anda "fenómeno", pero no es para regalarse.
"Ganas de conversar no tengo", se ataja. "¿Qué te voy a decir? Pero si hay que hablar, se habla". Y conversa. Habla bajo, busca las palabras adecuadas. A veces, algo en su memoria le enciende los ojos, brillantes como lentejuelas.
Trompetista casi por casualidad, el muchacho que quiso aprender a tocar saxo con los mejores del jazz y se moría con La Matancera de los años 30, lleva 45 años al frente de Conjunto Casino, uno de los elefantes blancos de la música popular uruguaya, y dice que, por ahora, piensa seguir adelante.
"Arranqué en la música con unos muchachos del barrio. Ensayábamos en un garaje que era de una panadería. No teníamos ni luz. Había uno con una guitarra criolla, y ahí yo tocaba las percusiones, el bongó", cuenta.
Eran los primeros años de la década del 60, y en ese garaje de Jacinto Vera, "entre la leña y los ratones, a la luz de las velas", se fue arrimando a lo que sería su vida.
"Empecé a tocar porque me gustaba. Nadie se imaginaba en lo que iba a terminar". Por ese entonces, el joven Ernesto trabajaba en lo que podía, haciendo mandados o lo que fuera, para ahorrar algún mango.
"Yo juntaba plata para comprarme un saxo tenor. Había una pobreza que no se podía más", recuerda. Él y sus tres hermanos (un varón y dos mujeres), habían nacido en San José, pero la adolescencia lo agarró en Montevideo. Su padre, un carpintero ("¡Y qué carpintero! ¡Ebanista! Como ya no hay..."), le daba ánimos para que siguiera con "la joda", que era la forma en que el viejo Negrín se refería a la música. "Él tenía un dicho; siempre me decía ‘Ernesto, vos no dejes la joda'. A esto, a la música, le decía la joda. ‘No la dejes, porque con esto vos tenés liberación de muchas cosas'. Y yo empecé a estudiar trompeta porque me llevo un amigo mío". En realidad, quería tocar el saxo, y "fuimos con este muchacho al Hot Club, que estaba en la calle Guayabo. Ahí estaban todos los muchachos que tocaban jazz, unos músicos extraordinarios. Yo fui a buscar al Fino Bingert, uno de los mejores jazzistas que hubo acá. Quería aprender con él, porque era el mejor. Era un muchacho joven, y no podía dar clases, no tenía tiempo. Ahí me compré una trompeta y empecé mi camino con el instrumento. Estudié con unos profesores de los mejores. Todos músicos del Sodre. Al poco tiempo toqué con estos muchachos del Combo La Bahía y después me fui a otra orquesta, donde éramos más jóvenes todos. Y después tuve la idea de armar mi propio conjunto, pero no tenía idea de que iba a durar 45 años"


LINK DE DESCARGA....ENVIAR MAIL - spilatos@adinet.com.uy

If you want to download the vinyl just you have to ask for the pasword and i can give you by email. This is not for money - spilatos@adinet.com.uy